NORMA PADILLA



Norma Padilla (1930-84). Pocas personas han jugado un rol tan importante en el desarrollo del teatro en Guatemala como lo hizo ella, y es que se desempeñó en diferentes situaciones: como actriz, como directora y creadora escénica y también como ejecutiva encargada de patrocinar el teatro. La característica de que Norma Padilla destacó en diferentes aspectos del quehacer teatral hizo que sus contribuciones fueran importantes y variadas.

La vida de Norma Padilla en el teatro arrancó a partir de que fue una discípula predilecta de la educadora catalana María Solá de Sellarés, quien inició en 1945 el movimiento teatral moderno en Guatemala. Esta exilada española fue directora por tres años (1945-48) del instituto encargado de la formación de maestras de educación primaria; fue ahí que ella formó un grupo de teatro con sus estudiantes, entre las que destacaron Norma Padilla, Ligia Bernal, Matilde Montoya, Carmen Antillón y Consuelo Miranda. Estas cinco estudiantes se destacaron en el teatro guatemalteco en diferentes ramas: Ligia Bernal como escritora, Carmen Antillón en el teatro de títeres, Matilde Montoya como académica especializada en teatro colonial, Consuelo Miranda como actriz, y, finalmente, Norma Padilla en la valencia triple que se ha señalado: actriz, directora y funcionaria publica.

Como actriz Norma Padilla cubrió un período de unos 35 años, que pueden contarse desde sus primeras obras como adolescente bajo la dirección de María de Sellarés, en 1945, hasta cuando dejó de actuar para dedicarle tiempo completo a su trabajo como funcionaria pública a cargo de la promoción cultural, a mediados de 1980. En su desempeño como actriz siempre fue muy entregada al trabajo y de gran disciplina, pero no fue en este terreno en donde hizo sus aportes más significativos al movimiento teatral, sino los que hizo como directora y como funcionaria.

Norma Padilla como directora general de cultura y bellas artes, cambió el estado de conformismo y/o tradicionalismo en el que se hallaba el movimiento teatral a principios de la década de 1970. En 1972 fundó el grupo Teatrocentro con otros seis artistas del escenario, con quienes se entregó de lleno a la tarea de crear un lenguaje escénico que auténticamente estuviese engarzado y combinase con las obras teatrales más de avanzada. Se planteaban esto porque en Guatemala se montaban obras muy modernas, pero que la vanguardia se quedara meramente en el texto que los actores comunicaban; no había intentos de renovar el lenguaje escénico (actuación y los roles de luces, escenario, vestuario, maquillaje, música, etcétera). Fue a partir de este desfase entre la literatura dramática que se presentaba y los tipos de montaje que se hacían, que los artistas que formaron Teatrocentro se pusieron a investigar y luego a crear, bajo el liderato de Norma Padilla. La primera obra que este grupo montó con muy buena acogida de crítica, de público y de recepción entre los otros teatristas fue Fando y Lis, de Fernando Arrabal.

Como funcionaria pública, Norma Padilla concibió, diseñó y echó a andar en 1975 las 'Muestras Departamentales de Teatro', es decir festivales regionales armados con montajes hechos por teatristas de las provincias. Antes de esta idea la actividad teatral en las provincias era muy escasa, casi inexistente, y a partir de estas 'Muestras' el teatro departamental cobró gran vitalidad. Después de su asesinato político, ocurrido en febrero de 1984, las muestras tomaron su nombre, donde la gente de teatro del interior del país ha convertido a Norma Padilla en un símbolo del teatro contestatario.

También fundo los festivales de los barrios, el grupo Axial 9-70 junto a sus esposo Raúl Carrillo y fue pionera de las temporadas de teatro clásico para estudiantes. Fue fundadora del Teatro de Arte Universitario (TAU) y fundadora de la Compañía de teatro de títeres que realizo presentaciones en las áreas marginales del país. Fue sub directora de la escuala de arte dramático, cine y televisión. Promovio los encuentros de directores y las misiones ambulantes de teatro.

Recibio mucos diplomas y reconocimientos por su labor como promotora cultural por mas de cuarenta años. Recibio la medalla “Dolores Bedoya Molina” en el grado de Gran Collar y la orden Francisco Marroquin (Post Mortem) y su fotografía se encuentra en la galería de personajes de la Universidad Popular.

4 comentarios:

Jorge Hugo Carrillo Padilla. dijo...

Me siento profunfamente orgulloso de ser su hijo, y de pertenecer al teatro, como ella misma me lo escribiera en un programa de mano en 1981:"yo sé mi hijo que serás del teatro, lo que me llena de felicidad, éxitos, tu madre". Su crimen quedó impune. Su labor permanece tejida en la historia y eso, nadie podrá asesinarlo. Gracias a ella y Raúl Carrillo, mi padre, soy lo que soy.

Mynor Carrera dijo...

Norma Padilla es una de las víctimas del movimiento armado interno de Guatemala. Promotora cultural que merece monumentos, cariño y recuerdos. Nuestro bello país ha sido el escenario de grandes mujeres pero, vivir en un paraíso violento nos lleva a dejar lágrimas eternas en muchos hogares guatemaltecos.

Ana Lorena Carrillo Padilla dijo...

Orgullosa de ser su hija. La admiré siempre como actriz y gente del teatro guatemalteco. Aprendí de su enorme amor a Guatemala y la quise con todo mi corazón por ser madre amorosa e inteligente. Su muerte sigue impune.

Coralia Gutiérrez Álvarez dijo...

Gracias por esta breve reseña, en donde se asoma una de las forjadoras del país que queremos. Nos enseña caminos a seguir y la necesidad de traer al presente historias de vidas como la de ella. Llegará el día de la justicia, porque como dijo alguien: todavía creemos que lo que parece imposible puede llegar a ser.